Idioma:

Elvira, un millón de gracias por tu ayuda. Me has ayudado a perder el miedo a la lengua rusa. Es un hasta pronto, no un adiós.

MARTA, Torrevieja